Comparte:

Share on Facebook Tweet about this on Twitter Share on Linkedin

Vulnerabilidad y Resiliencia

La vulnerabilidad al Cambio Climático es la propensión o predisposición a verse afectado negativamente ante la presencia de fenómenos meteorológicos o climáticos. Dependerá del carácter, magnitud y rapidez del cambio climático a que esté expuesto un sistema, y de su sensibilidad y capacidad de adaptación.

La exposición a una amenaza climática está vinculada a la geografía del lugar y a las construcciones e infraestructuras del área. Por ejemplo, las comunidades de la costa están más expuestas a la elevación del nivel del mar y a tornados, mientras que las comunidades de zonas semiáridas están más expuestas a sequías. Así, poblados costeros con casas construidas a nivel del suelo están más expuestos a incrementos en el nivel del mar que aquellos con casas construidas con pilares que las eleven sobre el terreno.

La vulnerabilidad de una comunidad es el grado en que la comunidad resulta afectada por estímulos relativos al clima. Por ejemplo, una comunidad que depende de la agricultura de secano es mucho más vulnerable que otra que depende de la minería.

Aunque todas las regiones y sectores sociales de un país son potencialmente susceptibles de sufrir los impactos del cambio climático, su grado de vulnerabilidad está relacionado con factores sociales, económicos y geográficos. Es así como aquellas poblaciones con escasos recursos económicos, con alta dependencia de los recursos naturales y una limitada capacidad de adaptación a un clima cambiante, son particularmente vulnerables a los efectos del cambio climático.

Los países latinoamericanos se encuentra en esta situación de vulnerabilidad a los efectos adversos del cambio climático y requieren de acciones concretas de adaptación.

¿Qué es la resiliencia al Cambio Climático?

La resiliencia es la capacidad de los individuos o comunidades para resistir, absorber, adaptarse y recuperarse frente a perturbaciones en su entorno, siendo un concepto clave para enfrentar un clima que es variable y cambiante.