Comparte:

Share on Facebook Tweet about this on Twitter Share on Linkedin

¿Qué es la Huella de Carbono?

La Huella de Carbono es una medida para cuantificar las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) producidas, directa o indirectamente, por personas, organizaciones, productos, eventos o regiones geográficas, en términos de CO2 equivalentes. La huella de carbono sirve como una herramienta útil de gestión para conocer las conductas o acciones que están contribuyendo a aumentar nuestras emisiones, identificar cómo podemos mejorarlas y realizar un uso más eficiente de los recursos.

La huella de carbono se puede abordar desde distintos enfoques:

  1. Enfoque corporativo: Evalúa la huella de carbono de una organización durante un periodo de tiempo establecido, normalmente un año calendario.
  2. Enfoque de ciclo de vida del producto o servicio: Evalúa la huella de carbono de productos (bienes y/o servicios), a lo largo de toda la cadena de valor incluyendo el uso/consumo de éstos y el término de su vida útil.
  3. Enfoque personal: Evalúa emisiones de GEI directas/indirectas de una persona en un período de tiempo determinado. Es un indicador de incidencia de acciones personales en el cambio climático, donde se determinan hábitos de consumo; y se intenta modificar fuentes de emisión, sin alterar el desarrollo del diario vivir.
  4. Enfoque de eventos: Evalúa emisiones de GEI debido al uso de electricidad, transporte de asistentes, preparación de alimentos, insumos de papelería, etc., durante la planificación y realización de evento.
  5. Enfoque territorial: Evalúa emisiones de GEI de un área específica, cuyos límites son geográficos o político-administrativos.
  6. Enfoques específicos por industria: Evalúa emisiones de GEI de un sector productivo específico, determinando su impacto y contribución al cambio climático.

Fuente: Portal MMA